<xmp><noscript><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6746171\x26blogName\x3dAN%C3%A9CDOTA?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://bycellie.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://bycellie.blogspot.com/\x26vt\x3d-4597718210109085684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script></noscript></xmp>
ANéCDOTA? ANéCDOTA?

viernes, septiembre 30, 2005

LA MáQUINA DEL PASILLO

Escribo estas líneas desde el procesador de textos. Resulta que el señor blogger ha decidido cerrar el chiringuito durante una hora, de 4:30pm a 5:30pm, eso sí, horario de San Francisco/Los Angeles! Y resulta que no sé convertir el horario PST a CET (el de éste vnuestro país llamado Esppañña!) Como tenía ganas de escribir (abandono el blog durante una semana y cuando me da por actualizarlo resulta que está chapado) me he dicho "Eli, anda, explica alguna anécdota para que se acuerden de tí!" Y aquí estoy, escribiendo sin poder ir viendo como queda el asunto...

El martes entré como de costumbre hacia el despacho. Mi mesa está al final del pasillo por lo que cada día tengo que hacer el paseíto-pase de modelos. Recuerdo que era un día de mucho bochorno y tenía un calor espantoso. Mucha sed, también tenía muchísima sed, así que me dirigí a la máquina de agua (sí, el punto de encuentro de oficinistas vagos y/o aburridos) a sacarme un vaso. Pero las ansias por beber de un trago el agua fresca hizo que me cargara la máquina quedándome con el tubo de los vasos en las manos. Santo cielo! La becaria novata ha roto la máquina del agua justamente delante del despacho de los jefes! Miré hacia un lado y hacia otro y no tuve mejor idea que ir a la jefa con el cachivache a cuestas a decirle que "se había caído solo". Por suerte el pequeño incidente quedó entre nosotras y nadie se enteró de nada.

Esta tarde me han enseñado cómo funciona una de las máquinas del pasillo. Fotocopia, escanea e imprime. Como es viernes y es jornada de tarde, aquello parecía el desierto de los Monegros, no había ni una alma por allí. Y ya se sabe... seguro que tú también has pensado en algún momento de tu vida hacer ESO que estaba pensando yo mientras escaneaba revistas, a que sí?

Fotocopiarse el culo

Finalmente he decidido no hacerlo. Como diría aquel de Cruz y Raya, "si no es por no hacerlo, pero hacerlo pa’ná es tontería". Y es que el escáner está en medio del pasillo, rodeado de puertas entreabiertas, y depende como, hay hasta corriente de aire. Así que no, no me he escaneado el culo. Pero seguro que alguien en algún momento de su vida lo ha hecho. Bueno, el culo quizás no, pero una mano o un billete seguro que sí!

P.D Justamente he acabado de escribir el post en el Word y ya vuelve a funcionar Blogger. Qué casualidad, no? Seguro que me estaban espiando...

Elizabeth, 23:23 | 6 comentarios


sábado, septiembre 24, 2005

MI PRIMERA SEMANA

He superado mi primera semana de normalidad. Lo que parecía a simple vista un plan tranquilo y sosegado se ha convertido en una jornada larga y agotadora. Se puede decir que me paso la vida en la gran ciudad, en los transportes públicos. He aprendido a echar la siesta apoyada en la ventana del tren, a pegar cabezaditas agarrada a la barra del autobús o a caminar con los ojos cerrados sin chocar con nada/nadie.

De siempre había visto la profesión de bibliotecari@ como algo relajado: hago el préstamo de un libro, busco unos documentos en la estantería y poca cosa más. Qué malos son los prejuicios! Hay que atender a los usuarios, hacer préstamos de documentos, devoluciones, envios a domicilio, avisar a la gente que ya tienen los libros que habían reservado, ordenar las estanterías y un larguísimo etcetra.

Mi primer día como responsable absoluta de la biblioteca fue cansino. El trabajo me desbordó y mi mesa se convirtió en un auténtico caos: mirase donde mirase estaba rodeada de libros (y no exagero!). Tenía que hacer hueco para poder poner las manos en el teclado del ordenador o para buscar el teléfono cuando sonaba!

Luego, para más inri, mientras guardaba algunos libros en las estanterías, tuve un pequeño percance. El libro era muy fino y casi no ocupaba espacio, consecuentemente se me resbaló de las manos con la mala suerte de caer por la rendija lateral de la estantería perdiéndolo en las profundidades ¿para siempre?. Es un secreto, así que ya sabes! Shhhhh

El lunes vuelta al tajo. Aunque ya no estaré toda la tarde en la biblioteca, sí que estaré arriba (en el despacho). Será el momento de pelearme con programas, máquinas y demás materiales de oficina. Espero que, con tantas horas delante del ordenador, no se me fastidie la vista. Sólo me faltaría ponerme unas gafas de culo de botella para seguir absurdos estereotipos!

Bibliotecaria cegata


P.D Felicidades a todas las Mercès i Mercedes! Y felicidades a mi abuela!

Elizabeth, 10:32 | 13 comentarios


sábado, septiembre 17, 2005

APUNTES VARIOS

El hombre del tiempo pronosticó que llovería, y así lo ha hecho. A pesar de eso, no me he acordado de coger el paraguas antes de salir de casa. Y no me gusta mojarme! Pero me daba pereza volver atrás a buscarlo. De saltito en saltito (y tiro porque me toca!), pasando por debajo de los balcones, por fin he llegado. Mejor no me paro a pensar en qué estado he llegado...

Y es que me encanta esta época del año: el fresquito, las lluvias, los olores... Pero mejor si estoy resguardada bajo cubierto, y a poder ser, observando desde la ventana (abierta, por supuesto!) mientras suena buena música de fondo.

Llueve en la ciudad

Foto de Getty Images

El lunes encenderé el botón "ON" de mi vida. Dejaré 4 meses de vacaciones atrás (ya tocaba!) y pondré leña al fuego, o carbón en las máquinas. De no hacer prácticamente nada pasaré a hacer prácticamente todo. Empiezo lo que será mi cuarto año en la carrera y, además, me estreno como "Becky, la becaria".

He estado haciendo cuentas y creo (bueno, afirmo) que no me quedará tiempo para actualizar el blog. Tendré que bajar el listón y escribir cuando el cansancio me lo permita. Pero como futura bibliotecaria en prácticas seguro que me ocurren infinidad de anécdotas que contar. Prometo escribir mis aventuras como "Becky, la becaria bibliotecaria" en este blog.

Y mientras tanto, la lluvia cae pausadamente mientras la brisa otoñal me acaricia la espalda.

Elizabeth, 17:15 | 10 comentarios


miércoles, septiembre 14, 2005

PELUQUERíA

Normalmente las peluquerías de barrio están regentadas por personas amantes de la vida ajena. Conocidas mundialmente como las "sabias del barrio", las peluqueras son los oídos del vecindario. No hacen falta medios de comunicación, ellas y su radio-macuto te traen las noticias frescas del día.

Siempre hay gente dentro del local: unas esperan sentadas tranquilamente su turno, otras se mueven impacientemente de un lado a otro berreando noticias en exclusiva. Sea la hora que sea, siempre hay mujeres dispuestas a arreglarse el pelo.

Después del verano, cuando el pelo parece un estropajo, es momento de visitar a tus peluqueras de confianza, las del barrio. Después de un par de horas de espera en un puf incómodo leyendo una revista super interesante (la Lecturas), por fin me han llamado. A la pregunta de cada año por este tiempo le he contestado lo mismo de siempre: mechas y cortar las puntas.

"Para presumir hay que sufrir", dicen las entendidas. Me encasquetan un gorro feísimo y, como si fuesen a hacer ganchillo, me sacan mechones de pelo. Me embadurnan los cuatro pelos del gorro con tinte y me abandonan de nuevo en el puf con la Lecturas.

En la peluquería

Al cabo de media hora pasadas y gracias a mi llamamiento, me recuperan de nuevo para adentrarse en el maravilloso mundo de las tijeras. Corta por aquí, corta por allá, cuidado con mi oreja que sólo tengo 2, vigila que eso es mucho más que "las puntas". Y es que no puedes dejar sola a una peluquera con tijeras porque a la que te descuidas ¡ZAS! te quedas más calva que tu padre!

Si tu peluquera es la típica moderna que todo lo prueba, mal rollo. Querrá probar cualquier peinado raro ultramoderno en tu cabeza, siendo tú su conejilla de indias. O sinó querrá plasmar la creación fashion de su peinado en tu cabeza, siendo tú su hermana gemela de peinado. Lo dicho, mal rollo.

Cuando por fin parece que el new look ha finalizado, un remolino acecha por la parte norte, es decir, la frente. Se han juntado 2 peluqueras para poder parar tal torbellino. Unos cuantos minutos con el secador encima y ¡listos!, fenómeno solucionado.

Debido a que el mostrador estaba justo al lado de la puerta, no he podido hacer un "sinpa". Hay qué ver lo cara que está la vida! He desembolsado uno de los grandes y casi no me han devuelto cambio! Eso sí, durante toda la mañana que he estado allí me he entardo de muchas cosas: la sinopsis de Motivos Personales, el libro que se está leyendo la peluquera-jefa, el argumento de una pelicula de psicofonías que nadie sabe como se llama o que una clienta no tiene ni idea de como se enciende un ordenador. Conocimientos útiles, oiga!

Elizabeth, 18:45 | 4 comentarios


viernes, septiembre 09, 2005

ESTAMPA VARIOPINTA

En una semana donde ha habido de todo (meteorológicamente hablando!), uno no sabe cómo vestirse. Vas por la calle y ves gente vestida de verano, de otoño, o incluso de invierno! Acabamos de empezar el mes de septiembre y parece ser que el sector borrego de la sociedad ha hecho caso a los escaparates de la ciudad.

Esperando el tren en la estación de Sants, me dispongo a observar la fauna humana que me rodea. Hace muchísimo calor, tanto, que necesito el aire de mi abanico. De pronto un hombre con traje y corbata se para a mi lado. Yo estoy como una sopa y él tan tranquilo con su manga larga. Esto no puede ser. Mientras lo miraba de reojo detrás de mi abanico me doy cuenta que saca de su bolsillo interior un aparato. Me ha parecido un móvil de última generación, así que no le doy más importancia y busco otro humano para criticar. Pero no! El hombre trajeado (de unos 40 años de edad) se ha sacado la argamboy color, ha subido el volumen a toda leche y se ha puesto a jugar! Estos ejecutivos son como niños...

Una vez dentro del vagón de tren, me escabullo entre la multitud para encontrar un chorro de aire frío. A mi lado, una fashion victim llevaba el modelito de otoño. Se notaba que la mujer tenía calor, pero lo disimulaba bajando la cabeza y manteniendo la mirada en su revista Hola. Mientras yo, seguía con mi abanico toma-que-toma-que-toma.

Pies

Cuando por fin llegué a mi ciudad, la manada de borregos bajamos en busca de la salida. Allí, pude comprobar el calzado del personal. Unos (entre los cuales me incluyo!) iban con sandalias, el zapato típico de verano. Otros llevaban botas, deportivas y/o zapatos cerrados herméticamente. Pero la clase que me llamó más la atención fue el "entretiempo". El "entretiempo" es aquel calzado cerrado por delante (los dedos) y descubierto por detrás (el talón), también llamado zueco. Pues bien, había una serie de personas que vestían sus pies con un antiestético calcetín gastado-apunto-del-agujero y unos zuecos.

Parece que cada año el otoño llegue antes de tiempo (almenos para la vestimenta de la gente!) y, después de unas lluvias y unos tornados, los humanos se creen que el verano ha finalizado. Parte de culpa la tienen los comercios, los cuales a mediados de agosto, ya llenan los escaparates de abrigos, bufandas y jerseys de lana. La otra parte de culpa la tiene la sociedad, que es quien compra (compulsivamente) prendas por el simple hecho de gastar. A todo esto le añadimos las ganas de fardar delante del vecino y/o compañero y obtenemos la variopinta estampa verano-otoñil que me he encontrado yo esta tarde en el tren.

Elizabeth, 20:15 | 8 comentarios


miércoles, septiembre 07, 2005

LA DANZA DE LA LLUVIA

Desde la ventana se intuía algo de música. Venía de lejos, de detrás de los edificios de delante de casa. No podía ser una disco-móvil porque lo que se oía no era el chumba chumba característico de esta clase de gente. El viento traía el sonido de unas trompetas y un piano. Qué podía ser entonces?

El cielo grisáceo a media mañana amenazaba lluvia. La calle, extrañamente solitaria a esas horas, transportaba el sonido incesante de lo que podía ser una orquesta. No creo que fuera el rodaje de la pelicula ya que esta semana recogieron los bártulos y se fueron a otro lugar...

De pronto, escondidos detrás de los árboles bailarines de la calle, aparecieron tres personas: una pareja con una cría en brazos. El hombre llevaba un teclado Casio y una trompeta encima de un viejo carro del Carreful. La mujer, con la niña en brazos, llevaba una jofaina llena de monedas.

Después de contar el dinero ganado en la última actuación (la calle de atrás), se dispusieron a amenizar la mañana gris de final de verano. Él, que apretó un botón del teclado para que marcara el ritmo de la canción, empezó a entonar un pasodoble con la trompeta. Mientras ella, con la pequeña en brazos, bailaba de tienda en tienda en busca de la voluntad.

La gente (particularmente de la tercera y cuarta edad!) bajó a mover el esqueleto. Se había improvisado una pista de baile. Sólo faltaba la cabra suelta por ahí! Yo, desde lo alto de la ventana, movía los pies al compás del "Que viva Españñññaaaa".

Dicen que cuando alguien canta mal, provoca la lluvia en el lugar. Algo parecido ocurrió debajo de casa. De repente, empezaron a caer chuzos de punta y la gente se fue corriendo hacia sus casas. Los de la orquesta improvisaza se quedaron más solos que la una y sin un duro euro en el bolsillo.

Ya va bien que venga gente así. Alegran la existencia de los vecinos y provocan grandes lluvias. Eso sí, a ver si la próxima vez da tiempo a echarles unas moneditas!

Elizabeth, 16:45 | 0 comentarios


domingo, septiembre 04, 2005

LA TROBADA DE GEGANTS

De pronto, la calle principal del pueblo se llenó de coches por un lado y de gente por la otra. Los vehículos permanecían parados por órdenes de la polícia local; las personas esperaban en la plaza que comenzara el recorrido detrás de Guifré el Pelós y la Baronesa de Cruïlles. Se celebraba "La trobada de gegants" de Aiguafreda.

Els gegants (los gigantes) son estatuas móviles de gran altura que salen a bailar a la plaza del pueblo en las fiestas mayores. De tradición catalana (creo!), cada pueblo/ciudad tiene sus propios gegants, los cuales, suelen ser personajes relevantes del lugar, o patrones de las fiestas.

Els gegants d'Aiguafreda

Bajo las largas faldas de cada gegant hay una personita que levanta la estructura de la estatua móvil y la pasea por toda la calle y/o plaza. Acostumbran a desplazarse con pequeños pasos y a dar vueltas como una lavadora centrifugando. Todo un espectáculo que agrada a niños y no tan niños!

Recuerdo una vez, cuando era pequeña (debería tener 9 o 10 años), en el Saló de la infància tuve la oportunidad de levantar uno de esos gegants. Habían varios para escoger: según tu altura te daban un gegant más o menos alto. Y yo, como era la más alta del grupo, recibí el gegant más alto del salón.

Levanté las faldas de mi gegant (un poco más de 2'5 metros de altura), aguanté la estructura de madera con hombros y brazos, y, cuando el gegant se dispuso alzar el vuelo, noté como la parte alta de la estatua (la cabeza) se inclinaba ligeramente hacia el suelo.

Parecía la torre de Pisa. No me dio tiempo a dar un paso que casi se me suicida el pobre gegant... Menos mal que mi padre me aguantó porque sinó hubiese sido un desastre!

Una vez el cortejo de gegants de Aiguafreda dio la vuelta al pueblo, Guifré el Pelós y la Baronesa de Cruïlles volvieron a la plaza para dar las últimas piruetas. Es emocionante ver como giran y giran y giran su alta estructura rígida.

Elizabeth, 10:30 | 0 comentarios


jueves, septiembre 01, 2005

AMIGA

Porque nunca sabes qué te va a pasar ni con quien te vas a encontrar, es conveniente salir siempre arreglada de casa. No sirve eso de "voy aquí al lado, es un momento" o "voy a estudiar a la biblioteca"... Siempre hay que ir, como decía aquella, arreglada pero informal sin llegar al extremo, como decía aquella otra, de antes muerta que sencilla!

Se acercan exámenes y es momento de estudiar, de empollar para intentar aprobar lo que se suspendió en junio. La biblioteca es un lugar tranquilo, silencioso, sin agobios y con poquísima gente en verano. Es por eso que esta tarde he decidido ir allí a estudiar. Me he vestido con lo primero que he encontrado en el armario (unos vaqueros, una camiseta y unas avarcas), he guardado los cuatro apuntes en la carpeta y he partido hacia la biblioteca.

Después de un par de horas concentrada en las asignaturas y un poco antes de que cerraran, he regresado a casa. Pero la casualidad, el destino, los astros, o lo que sea, ha querido que me cruzara de frente con una vieja amiga (de la misma edad que yo!) a la que hacía muchísimo tiempo que no veía. Qué grata sorpresa!

Amigas tomando un café

Hemos ido a hacer unos recados y luego a tomar algo mientras charlábamos y charlábamos de cómo había evolucionado nuestra vida desde que acabamos nuestra etapa escolar. Es curioso como las conversaciones con gente de tu misma edad siempre acaban de la misma manera: recordando la infancia, los juegos, las clases, los dibujos animados de la tele...

Parecíamos un par de viejas criticando y recordando batallitas de niños. Que si fulanita se ha liado con fulanito, que si menganito ahora trabaja en aquel centro comercial... Por cierto, sabes algo de aquella? La última vez que la vi estaba esperando el autobús... No, pero una amiga me dijo que bla bla bla...

Me ha gustado reencontrarme (aunque fuese de casualidad!) con ella. Nos conocemos desde que teníamos tres (3) años y siempre hemos ido juntas a clase. Pero la vida nos ha dibujado caminos diferentes y nos hemos ido distanciando con el tiempo. Aun así, nuestra amistad perdura. Y para muestra, la tarde que hemos pasado hablando como cotorras, como si fuera ayer que nos vimos por última vez!

Elizabeth, 23:30 | 0 comentarios


BáSICO

Estás en el blog personal de Elizabeth, humana de 21 años que habita en los alrededores de Barcelona Badalona.
Dice que estudia una carrera de letras con mucha demanda y salida profesional en la gran ciudad.
Le encanta la música, especialmente la de los años 60', 70' y 80'. Además, le gusta la radio en todos los sentidos y la televisión como tema de conversación y de crítica.
Si fuera por ella, el año sólo tendría dos estaciones meteorológicas: otoño e invierno.

Que todavía no sabes qué es un blog? Pues entra un momento y curiosea en ANéCDOTA?! Es gratis y está abierto 24 horas al día durante 365 días al año. Y si quieres comentarme algo, ya sabes... Escríbeme!

LA VENTANA

www.flickr.com
This is a Flickr badge showing public photos from ANéCDOTA?. Make your own badge here.

ANéCDOTA PRODACSIONS PRESENTS

La fotopelícula...



El secuestro del leñador rechoncho

ME GUSTA

Ajenjo y Cigarro
Aloha PopRock
Barcelona Skyline
El Terrat
El Tricicle
Eugenio
Friends
Jason Brooks
Jordi Labanda
La Trinca
M80 Radio
Momentos Teniente
Nip/Tuck
No Somos Nadie
Pep Bou
Porca Misèria
Springstomania
Teatre BCN
The Spanish Beatles Page

BLOGS INTERESANTES

4Colors
Anna Blog
beCOMING
Café con leche, por favor
Canalla malaputa
Carlito's Circus
Cecilidades
Cocktail
Como gato panza arriba
Completando el círculo
Desde el Jergón de Burdon
Desde el Jergón de Arturo
El blog del Tronco
El cafecito de Natzan
El del quinto
El gato en el tejado
El mundo está loco
En Joan de Badalona
El ojo que todo lo ve
Eterna(mente)
Flop!
Gotas de lluvia en la ventana
Ike Janacek
iManel
La vida al revés
Lo que me pasa por la cabeza
Madalenas de chocolate
Memorias de un elfo oscuro
Miskah
Pensamientos superficiales
Salto al vacío
Sobremí
Sociedad Pajaril La Aurora
Te lo digo por tu bien
Tengo ganas de escribir algo...
Trapo
Trixxi
Uno que pasaba
Vida de una menganita
Yo, yo mismo y mis amigas

BLOGO...QUé?

Bitácoras.com
Blogarama
Blogdir
Blog in Space
Bloglines
Blogwise

IMAGINE

Imagine, by John Lennon
Imagine there's no heaven,
It's easy if you try,
No hell below us,
Above us only sky,
Imagine all the people
living for today...

Imagine there's no countries,
It isnt hard to do,
Nothing to kill or die for,
No religion too,
Imagine all the people
living life in peace...

Imagine no possesions,
I wonder if you can,
No need for greed or hunger,
A brotherhood of man,
imagine all the people
Sharing all the world...

You may say Im a dreamer,
but Im not the only one,
I hope some day you'll join us,
And the world will live as one.

EL BAúL

Anécdotas recientes...


Anécdotas caducadas...

LAZO DE AMISTAD


LOS OTROS

Powered by...


El blog se visualiza mejor con...
Get Firefox!

También disponible en...
English Français Català

Sidicalizar...
Site feed

El contenido de este blog está bajo licencia Creative Commons...
Licencia de Creative Commons


La cultura cura...


Justamente AHORA hay...
pasando el rato

Estadísticamente han pasado por aquí...
eXTReMe Tracker

Y EL TEMPLATE?

Skin name: Retreat II
Picture by: Gettyimages
Layout by: Mamafai

Get awesome blog templates like this one from BlogSkins.com